Disfagia orofaríngea en edad pediátrica


“Alimentarse es un tema vital en la experiencia de vida del recién nacido y continúa siendo el principal elemento de experiencia durante toda la infancia”.

(Bosma)

En España, durante los últimos años, el papel del logopeda en la intervención con recién nacidos, lactantes y niños con dificultades para alimentarse por vía oral está adquiriendo importancia en los principales hospitales del país, especialmente en unidades de pediatría y UCI pediátrica.

Las funciones de succión, deglución y respiración son altamente complejas, requiriendo coordinación suficiente e integridad de las estructuras físicas implicadas en estos procesos para realizar una alimentación segura y eficaz. Es por ello que niños que sufren embriopatías, prematuridad, patologías genéticas o cuadros clínicos complejos presentan en su gran mayoría dificultades a la hora de alimentarse, debiendo acudir a sistemas de alimentación parenteral y/o sonda para asegurar su supervivencia, así como su posterior desarrollo cerebral y psicomotor.

La deglución es un proceso neuromuscular dinámico en el que intervienen cuatro fases (pre-oral, oral, faríngea y esofágica) en las cuales las dos primeras son procesos voluntarios, siendo la fase faríngea y esofágica involuntarias. Para que este proceso se realice de forma coordinada es necesaria la integridad de todas las estructuras.

La alteración o disminución de la eficacia en su funcionamiento puede encontrarse en cualquiera de las fases comprometiendo la seguridad y eficacia de la alimentación, pudiendo provocar cuadros de infección pulmonar por aspiración, desnutrición y deshidratación entre otras. En periodo neonatal o de lactancia deberemos denominar esta patología como un trastorno transitorio ya que todavía puede evolucionar para un cuadro de dificultad persistente.

Los síntomas clínicos más frecuentes son:

- Périda de peso

- Desnutrición - Deshidratación - Tos y/o carraspeo durante la deglución - Salida del alimento por la nariz - Pérdida del alimento por la comisura labial - Restos de alimento en la cavidad oral - Exceso de esfuerzo durante la deglución - Disminución de la saturación de oxígeno - Fatiga - Otros

EVALUACIÓN CLÍNICA Y DIAGNÓSTICO:

Cuando hay sospecha de dificultades durante la alimentación se debe llevar a cabo una evaluación completa de dicha función en la que deben intervenir un equipo formado por médicos y logopedas especializados en los que será necesario hacer un estudio exhaustivo de la deglución y de aquellas funciones y estructuras implicadas.

Para ello hay que tener en cuenta: - Tipo de vía alimentaria - Existencia de procedimientos invasivos a nivel orofacial (traqueotomía, intubación, etc.) - Posibilidad de existencia de enfermedades neurológicas - Estado nutricional - Estado respiratorio y posibles señales de infección pulmonar - Cambios del tono durante la ingesta - Existencia de los reflejos según edad - Integridad de pares craneales - Alteraciones anatomo-funcionales - Tono y control postural - Valoración de la ingesta - Posibilidad de aplicar pruebas diagnósticas de tipo instrumental ( VFS , FEES , etc.)

REHABILITACIÓN:

Una vez realizado el diagnóstico y observados los mecanismos alterados, es necesario proceder a iniciar la intervención terapéutica con el paciente y la familia teniendo en cuenta lo observado durante la evaluación.

Será importante normalizar el tono y el control postural durante la ingesta, asesorando a la familia de su importancia , así como de los materiales recomendados durante la misma y la necesidad de adecuar la textura y volumen del bolo, los cuales variarán en función del tipo de afectación. Por otro lado, el logopeda especializado deberá trabajar a nivel orofacial buscando la adecuación de la función muscular, así como facilitar una deglución segura y eficaz.

"La intervención temprana de esta sintomatología es fundamental para el estado de salud físico y psicológico del niño independientemente de su edad. Para ello es fundamental que familias y profesionales sanitarios tomen conciencia de la importancia de la realización de un diagnóstico precoz y una intervención temprana por parte de logopedas especializados".

Sara Ena Bernad Diplomada en logopedia Especialista en Terapia Miofuncional Col. 30463


Post destacados